Cubiertas Ajardinadas

Cubiertas para un filtrado del aire contaminado

La cubierta filtrante con módulos Biofiver es una revisión del sistema de cubierta aljibe en la que se han modificado algunos elementos para permitir una mejor implantación de la vegetación, permitir la transitabilidad, disminuir el peso por m2 y,  además,  funcionar como filtro biológico del aire y del agua. 

Aunque puede implantarse en cubiertas inclinadas, su uso es óptimo para cubiertas planas.

Usos del sistema biofiver-cubiertas en la edificación:

  • El sistema está especialmente indicado para la creación de jardines en cubiertas.
  • Forma una capa aislante del calor y el ruido formada por agua, aire y tierra. El espesor mínimo de esta capa manteniendo su funcionamiento es de 10 cm. La vegetación juega un papel muy importante pues es la responsable de mantener el sistema con temperatura estable gracias a la transpiración.
  • La disposición del sustrato suspendido sobre el agua, sin contacto con ella, permite que la superficie expuesta al aire sea la máxima favoreciendo la aireación del sustrato y la vida tanto microbiana como vegetal del sistema.
  • El sistema actúa como filtro físico y biológico. Si el aire es forzado a pasar por la cavidad intermedia entre el sustrato y el agua, se favorecen reacciones químicas en ambiente húmedo para la retirada de óxidos de nitrógeno y azufre y la captación de partículas en suspensión. Estas reacciones dan como resultado otros elementos que son degradados o asimilados por la parte viva del sistema en presencia de oxígeno y agua.
  • Permite cualquier tipo de vegetación, desde praderas y herbáceas hasta subarbustivas. Permite igualmente introducir elementos contenedores de sustrato para arbustos e incluso árboles.
  • El sistema es modular (50x50x10 cm) adaptable a cualquier forma de la cubierta. Incluso permite hacer jardines en determinadas zonas independientes.
  • El sistema permite ser transitado sin problemas, incluso con carretillas o pequeños vehículos. Permite igualmente colocar elementos decorativos, caminos de madera o piedra, jardineras de obra, farolas (previa modificación del módulo), paneles solares, pérgolas sin afectar al funcionamiento del sistema.
  • El consumo de agua es variable en función de la temperatura y la actividad vegetal. Con un adaptado aporte de agua, se obtiene mayor producción de oxígeno, mayor actividad filtrante, mayor reducción de la temperatura del sustrato y de la edificación, y mayor reducción de la isla de calor.
  • El sistema admite que las aguas sean recicladas y depuradas en el mismo edificio.

Capas del sistema BIOFIVER-CUBIERTAS:

Las siguientes capas se colocan de abajo a arriba:

  • geotextil: evita que la capa impermeable de EPDM pueda dañarse con la superficie de la cubierta.
  • EPDM: lámina impermeable.
  • Fieltro hidrófilo: retiene la humedad y protege la capa de EPDM.
  • Módulo BIOFIVER® de 10 cm: 5 cm superiores con celdillas de polipropileno para sustrato; 5 cm inferiores con celdillas de polipropileno para el agua (0,2 a 3 cm)  y el aire. Las celdillas están separadas por una tela hidrófila, transmisora de la humedad,  de la zona que sostiene el sustrato .
  • Vegetación.

En función de la vegetación se puede incorporar más sustrato del que dispone el módulo BIOFIVER®.

Funcionamiento como filtro de aire:

Uno de los aspectos más interesantes de este sistema de cubiertas vegetales es la capacidad que posee, gracias a la disposición de las capas, de actuar como filtro del aire urbano.

Para que una superficie actúe como filtro debe tener unas características especiales:

1.- Disponer de una gran superficie de adsorción

La parte inferior del sustrato dispone de un fieltro que permanece permanentemente húmedo captando diferentes partículas en suspensión y disolviendo compuestos volátiles del aire.  Estos pueden ser filtrados por microorganismos (sobre todo bacterias y hongos) o precipitar a la capa húmeda inferior. La superficie expuesta se acerca al 90% de la superficie de la cubierta.

Pero quizá la parte más importante de esta capa es la presencia de millones de microrraíces que atraviesan el fieltro y que a modo de barba forman un gran filtro que aumenta de forma muy importante la superficie de adsorción. Cada raicilla alimenta una rizosfera muy rica en microorganismos capaces de adsorber y metabolizar distintas partículas presentes en el aire contaminado.  El crecimiento de estas raíces es limitado por la propia resistencia del fieltro a su desarrollo, lo que hace que su densidad nunca sea un problema para la circulación del aire.

2.- Disponer de una cavidad para la circulación del aire

La zona entre el sustrato y el agua permanece hueca formando una cavidad.  Dependiendo del nivel del agua esta puede ser mayor o menor, aumentando o disminuyendo la capacidad aérea del sistema. Cuanto más ancha, mayor capacidad de aire para su filtración. Por este motivo se recomienda la sustitución del agua por un fieltro retenedor de agua.

En la respiración humana, se produce la renovación del aire 12 veces por minuto. El sistema no puede realizar esta renovación a esta velocidad porque se debe favorecer la circulación máxima por todas las superficies internas. A velocidades medias, los obstáculos de esta cavidad provoca el movimiento turbulento del aire lo que favorece su biofiltración. Si tenemos como referencia los cinco centímetros (cuando se sustituye la zona húmeda por un fieltro), el volumen de aire de la cavidad debajo de cada m2 son 50 litros, por lo que deberemos extraer 100 litros al minuto (renovación 2 veces x minuto), 6000 litros a la hora, 144 m3 al día.  Si una persona respira de media 9 m3 al día, un m2 de biofiver-cubierta filtra el aire de aproximadamente 16 personas.  Una cubierta con este sistema de 100 m2 filtraría al día el aire equivalente al que respiran 1600 personas. A bajas velocidades no se provocan aerosoles y por tanto contaminación biológica en el aire extraído.

3.- Disponer el sistema hidratado

La zona inferior del sistema tiene que estar perfectamente hidratada ya que su misión es disolver algunos componentes del aire, tamponar los ácidos formados de las reacciones químicas, mantener el ambiente de la cavidad con alta humedad relativa y mantener el sustrato vegetal húmedo para el perfecto desarrollo de las plantas y los microorganismos asociados

  • Cubiertas

  • con raices

  • con pradera

    Sistema de Cubiertas Vegetáles

    Módulo Biofiver

    para filtración del aire urbano.

    Descarga Documento


    Vertiarte - Copyright © 2019
    Diseñada por Go Web