Jardines Verticales

CARACTERÍSTICAS DEL MÓDULO

El módulo consiste en dos estructuras tridimensionales de celdillas de polietileno. Una de las estructuras está rellena de tierra o sustrato para el cultivo y la otra permanece vacía generando un espacio hueco para la circulación del aire. Entremedias de las dos capas se coloca una tela hidrófiga para la distribución trasera del riego. La capa exterior es tierra estabilizada que permite el desarrollo de raices por el exterior favoreciendo la biofiltración.

 Cada módulo dispone de un sistema de riego individual por exudación que permite que toda la superficie ajardinada creada con estos módulos tenga la misma cantidad de riego en cualquier punto. Esto favorece que se pueda calcular perfectamente el riego necesario para los jardines con el consiguiente ahorro de agua. El sistema modular permite la adaptación de los jardines verticales y cubiertas ajardinadas a cualquier superficie y sin límite en cuanto a tamaño y altura. Permite igualmente modificaciones posteriores en los jardines sin que afecte al resto de la estructura.

DATOS TÉCNICOS DEL MÓDULO O PANEL DEPURADOR
    • Paneles vegetados de 495 mm x 497 mm x 100 mm
    • Sistema pasivo de depuración integrado (panel depurador de aire).
    • Están realizados con estructuras tridimensionales de polipropileno. Peso con tierra saturada 11,25 Kg/panel. (45 Kg/m2)
    • Sustrato vegetal específico para el cultivo vertical que permite mayor desarrollo del sistema radicular  y los microorganismos asociados.
    • Admite cualquier tipo de planta y en cualquier exposición.
    • El riego es interno. El agua no se ve pues no circula por el exterior.
    • El número de plantas es de 12 por panel, 48 por m2.
    • Los paneles son practicables, es decir, se pueden retirar sin afectar al resto, lo que permite su sustitución.
    • Los soportes son de acero galvanizado o aluminio
    • El sistema de riego es por goteo exudante autocompensado incluido en cada módulo.
    • La cobertura exterior se realiza con un sustrato especial que forma una capa continua que protege el sustrato manteniendo la porosidad.

DIFERENCIAS DEL SISTEMA JARDÍN MURAL® FRENTE A OTROS SISTEMAS

El sistema JARDIN MURAL®, pertenece al grupo de los jardines verticales no hidropónicos con sustrato orgánico. Las principales diferencias con los sistemas hidropónicos son las siguientes: Una menor dependencia del agua: Los sistemas hidropónicos necesitan un flujo constante de agua fertilizada. Cualquier problema en el suministro o bombeo puede dañar de manera irreversible el jardín. El sistema JARDIN MURAL® tiene un consumo aproximado de 8 litros/m2 por día (en días calurosos), y menos de 2 litros/m2 por día en algunas circunstancias. Puede soportar durante varios días problemas en el suministro de agua.  Una menor dependencia de fertilizantes: La obtención y síntesis de fertilizantes químicos es un proceso de elevado consumo energético. El sistema JARDIN MURAL® apenas los utiliza ya que se basa en el proceso natural para la obtención de los nutrientes necesarios para el desarrollo de la planta. Gracias a este equilibrio natural, la planta tiene un desarrollo algo más lento, aunque más estable. Los sistemas hidropónicos provocan grandes crecimientos de las plantas apareciendo, por competencias por la luz, desarrollos desordenados de los tallos.  Un menor mantenimiento:  Las plantas desarrolladas sobre sistemas fertilizados tienen un crecimiento tan rápido que han de ser sustituidas constantemente para su control. Los sistemas desarrollados sobre sustratos naturales mantienen un equilibrio en la nutrición con desarrollo equilibrado y controlado de las plantas. Las podas se limitan a una o dos veces al año. Así los gastos de mantenimiento son similares a los de cualquier otro jardín. Esto es relevante sobre todo en instalaciones en las que se necesiten estructuras auxiliares para el mantenimiento de las fachadas ajardinadas que superen los tres metros de altura.  Una menor o nula dependencia de sistemas informatizados y controles electrónicos: Al no llevar un control de los fertilizantes, ni pH, ni concentraciones de sales, sólo es necesaria la automatización del riego.

ASPECTO DE LOS JARDINES VERTICALES CON SISTEMA JARDÍN MURAL®

 El acabado de los jardines de este sistema se realiza principalmente con la técnica de “tierras colgadas”. Esta técnica, que utiliza elementos estabilizantes de sustratos, permite la colocación vertical de las tierras siendo rápidamente sostenidas por las raíces de las plantas. El aspecto final es el de tierra como veríamos en cualquier jardín horizontal. Esto permite el crecimiento de nuevas plantas directamente en el sustrato, o desarrollo por estolones de las existentes. Una vez terminado el jardín y tras unir los módulos con la misma cobertura, el aspecto del conjunto es el de un jardín de tierra continuo en vertical

DESCONTAMINACIÓN DEL AIRE CON LOS

Un estudio de la NASA ha demostrado que la rizosfera de las plantas tiene un importante papel depurador de ciertas sustancias contaminantes del aire. En dicha rizosfera habitan de forma generalmente simbiótica ciertos microorganismos capaces de absorber sustancias nocivas para la salud.MÓDULOS BIOFIVER

“La rizosfera provee un complejo y dinámico microambiente, donde bacterias y hongos, en asociación con las raíces, forman comunidades únicas con un considerable potencial para la detoxificación de compuestos orgánicos nocivos”. 

¿En que se basa la descontaminación del aire con el módulo BIOFIVER?

El módulo permite una amplia exposición de la rizosfera y el sustrato al aire contaminado urbano. En la rizosfera habitan diferentes tipos de bacterias y microorganismos que extraen del aire aquellas sustancias que favorecen su desarrollo incorporándose a su metabolismo. Los productos excretados por estas bacterias son directamente absorbidos por las plantas que a su vez mantienen la rizosfera con un grado de humedad ideal y con productos elaborados por ellas ideales para el desarrollo de estos microorganismos. En esta simbiosis salen beneficiados ambos organismos. Algunas de estas bacterias son capaces de retirar del aire productos contaminantes como son los compuestos orgánicos volátiles. La presencia de éstos son suficientes para el desarrollo de las bacterias descontaminadoras siempre que se mantengan en un entorno adecuado, que es el que les proporciona la rizosfera. El desarrollo de las bacterias estará en función de diferentes factores externos, como la humedad ambiental y la renovación del aire. El equilibrio se consigue tras el desarrollo del sistema. Cuanto más maduro, mayor capacidad de descontaminar. Una de las características del módulo es que el agua siempre está en movimiento a favor de gradiente. Esta característica favorece dos cosas: una, el aumento de la humedad ambiental del microespacio y otra, el contacto directo del agua con el aire contaminado donde las sustancias contaminantes pueden ser adsorbidas, y llevadas a aquellos puntos no expuestos de la rizosfera. A diferencia de los sistemas hidropónicos, el equilibrio de las sustancias nutritivas se consigue por la presencia de las bacterias y la reducción de los flujos de agua. Uno de los problemas de los sistemas hidropónicos es que la concentración de sales inhiben el desarrollo de muchas bacterias de la rizosfera. Por este motivo el abonado se debe reducir drásticamente y dejar que el desarrollo de la vegetación sea natural.

Pero el flujo de agua puede provocar un lixiviado de nutrientes. Por este motivo se ha de conseguir un equilibrio, logrado con la maduración del sistema, entre riego y fertilización. Cuanto más lento sea el flujo, menos posibilidad hay de lixiviación. La característica principal en cuanto al riego de los módulos biofiver es la especial disposición del material hidrófilo que provoca una humectación muy lenta del módulo, sin goteos visibles. Con esta peculiaridad del sistema la aportación de nutrientes se reduce drásticamente. Las plantas tienen un desarrollo algo más lento que en los sistemas hidropónicos con lo que se evita la necesidad de mantenimiento (podas) por una parte y un desarrollo mucho más equilibrado y resistente de la planta.

El sistema de depuración del aire de los módulos biofiver no se basa en la creación de módulos exuberantes de vegetación, sino de una vegetación de crecimiento regulado.

El sustrato es determinante en el correcto desarrollo del sistema depurador. La materia orgánica presente no debe ser demasiado alta, pues las bacterias descomponedoras podrían competir con las de la rizosfera con capacidad descontaminadora. Esto implica la utilización de sustratos más húmicos y por tanto más pesados que hay que tener en cuenta a la hora de calcular las estructuras de anclaje de los módulos.

 En exposiciones soleadas y al exterior es necesario que el cálculo de flujos de agua sea lo más adecuado posible para evitar que la evaporación supere la aportación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, (pinche el enlace para mayor información).

ACEPTAR
Aviso de cookies